19/mar
diputacion
Published in post

Isabel Vázquez: “No puedo entender la danza sin humor o sin ironía”

“La maldición de los hombres Malboro” comienza este 22 de marzo en el Teatro Lope de Vega su gira tras su estreno el pasado verano para última edición del Festival de Itálica, que lo produjo con la colaboración de Diputación de Sevilla, Ayuntamiento de la Rinconada y Centro Andaluz de Danza. Hemos querido aprovechar esta feliz ocasión para preguntar a Isabel Vázquez, su directora, sobre alguno de los detalles que este espectáculo nos regala. 

– En nuestra entrevista para el canal de youtube del Festival de Itálica apuntabas que habías elegido, entre los temas a tratar sobre la masculinidad, el de  la incapacidad emocional para la “Maldición de los Hombres Malboro”.  ¿Había algún otro aspecto que te hubiera gustado tocar o incluso que dé para otro espectáculo? El tema del “Macho” seguro que da para muchos espectáculos pero no me he atrevido a tratar otros aspectos porque considero que son más peliagudos y hay que hacerlo con conocimiento y muchísima delicadeza. La ausencia emocional o la falta de empatía entiendo de donde vienen y creo que es algo muy generalizado entre los hombres. Pero sigo sin entender el por qué de ciertos comportamientos más graves, que provocan tanto dolor  y no puedo hablar de ello sin cabrearme muchísimo con el género masculino. Así que prefiero no abordarlos. Por el momento.

– Entre las conclusiones que oímos de los espectadores en el estreno del espectáculo el pasado verano está que los propios hombres son las primeras víctimas de ciertos comportamientos o conductas heredadas. ¿Estás de acuerdo con esta afirmación? Absolutamente de acuerdo. De hecho “La Maldición” viene de ahí. Considero que a los hombres desde que nacen se les carga con un lastre muy pesado con el que tienen que vivir durante toda su vida. A la gran mayoría se les educa desde un modelo que produce Machos, no hombres. Aprenden a ser así, y luego cuando les pedimos que cambien no entienden de qué les estamos hablando. Se encuentran perdidos.

– Nos gustaría que nos contaras un poco cómo fueron los ensayos con tu elenco y tu labor a la hora de dirigirlo. Si por ejemplo, fue un proceso tipo work in progress, y fuiste incorporando nuevas ideas sobre tu concepción original del espectáculo. No fue un work in progress. Afortunadamente me dieron una producción en el Festival Internacional de Danza de Itálica y eso me permitió reunir a los intérpretes durante algo más de un mes. Yo sí hice un trabajo previo. Siempre comienzo con los textos. A partir de ahí, el trabajo fue muy fácil. Tenía claro qué quería y cómo contarlo. Yo les proponía y ellos, que son unos intérpretes maravillosos, me iban aportando mucho material coreográfico y muchas ideas nuevas que iban surgiendo. La coreografía es absolutamente colectiva. Hemos propuesto todos a partir de lo que yo necesitaba.

Entre los momentos memorables para el público de ‘La Maldición de los hombres Malboro’ está el baile con la música creada sobre unas declaraciones de El Fary a cerca de lo que era para él “hombre blandengue”. ¿El uso del humor y la ironía siempre estuvo presente como elemento? El humor está presente en mi vida y tengo un ramalazo irónico bastante considerable. Por supuesto esto lo traslado a todo lo que hago. No puedo entender la danza sin humor o sin ironía. En todos mis trabajos el público ríe en muchos momentos aunque se pregunte por qué ríe cuando lo que le estoy contando es muy triste. Pero ahí está la clave. No me gusta el drama. Creo que a través del humor se pueden contar verdades como puños.

– Por último, si tuvieras la oportunidad de hablar con algún espectador indeciso no habituado a la danza y que quisiera asistir a ver ‘La maldición de los hombres Malboro’, ¿con qué mirada le recomendarías que presenciara espectáculo? Le diría que se sentara en la butaca y se dejara llevar. Que intente verlo sin reticencias, sin prejuicios. Es un espectáculo para todo tipo de público donde he intentado que la danza emocione y que el discurso sea directo y contundente. Y además es divertido y esperanzador.

En nuestra provincia, a las dos fechas en el Teatro Lope de Vega (22 y 23 de marzo) se suman las correspondientes al Circuito Provincial de las Artes Escénicas y Musicales, CIPAEM en su edición 2018.

Comments are closed.