04/oct
comunicacion
Published in post

Entrevistamos a Concha Cobreros, directora de la candidatura Itálica Patrimonio Mundial

Una carrera de fondo. Así se presenta el recorrido para que Itálica sea declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO . Concha Cobreros, directora del proyecto y coordinadora de Cultura de Civisur, unión cívica del sur de España, responde a nuestras preguntas para hacer un recorrido por el pasado, presente y futuro de este necesario reto.

– Han elegido el año 2017, en el  que se cumple el 1.900 aniversario de la muerte de Trajano, para presentar la candidatura a la declaración de Patrimonio Mundial de la UNESCO, pero, hasta llegar aquí, ¿cómo y cuando se forja la idea? La Idea surgió inicialmente de la Asociación de Amigos de Itálica, de la que soy vicepresidenta desde hace desde hace unos años. Ahora, desde la Comisión de Cultura de CiviSur, con parte del mismo equipo, como el profesor Beltrán, la profesora Carmen Velasco o Rafael Ortiz, y en este año tan significativo, hemos retomado aquel empeño.

– ¿Cual es el perfil de las personas que componen la plataforma? Este es un proyecto multidisciplinar, no sólo un proyecto de historiadores y arqueólogos. El consejo lo forman unos veinte profesionales del mundo de la historia, de la  arqueología, de la literatura, del derecho, de la arquitectura, la comunicación, el patrimonio etc.

– Todo tipo de instituciones, como la Diputación de Sevilla, el Ayuntamiento de Santiponce o la Consejería de Cultura se han sumado al proyecto. ¿Qué papel pueden desempeñar en la consecución del objetivo final? Un papel fundamental, cada uno aporta  su experiencia. Y a veces, además de colaborar con nosotros en el proyecto de candidatura de ‘Itálica Patrimonio Mundial’, están desarrollando sus propios proyectos para conmemorar el 1.900 aniversario de la muerte de Trajano y el ascenso al poder de Adriano. Por ejemplo, la Diputación con el ‘Legado de Roma’, la Universidad de Sevilla con el Congreso Internacional Trajano-Adriano, o la Universidad Pablo de Olavide con la exposición ‘Metamorfosis’.

– Han declarado que se trata de un largo y no siempre fácil camino pero, ¿en qué consisten las dificultades exactamente? España es un país muy representado en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, creo que somos en tercer país en número de bienes presentes en la lista. Podemos presumir de ello, claro, pero es sin duda cada vez más difícil entrar.

– El Festival Internacional de danza de Itálica es el decano de las actividades culturales en el Conjunto Arqueológico de Itálica, ¿qué lugar tiene esta u otras citas en la candidatura? UNESCO valora no sólo el bien material en sí mismo, en nuestro caso el Conjunto Arqueológico, sino también su presencia y su significado en la cultura de su entorno. Itálica está en el corazón de todos los que nos hemos acercado a ella de muy distintas formas lo largo de nuestra vida, y el Festival Internacional de Danza , creo que está entre los recuerdos más bellos que tenemos.

– ¿En qué momento del proceso nos encontramos? Diseñamos un amplio plan estratégico del proyecto. Su primera fase, que ya ha terminado, empezó con la creación del consejo asesor de la candidatura y terminó el pasado junio con la celebración del Seminario Internacional Itálica en clave de Patrimonio Mundial y el lanzamiento de la candidatura. Ahora estamos desarrollando la segunda parte del plan estratégico, que incluirá varios seminarios permanentes como Itálica en la literatura, en la pintura, como patrimonio, tal vez  en la fotografía… incluirán exposiciones, hermanamientos, actividades en los colegios… le hemos pedido al gobierno italiano una copia de la Loba Capitalina.   Es posible que alguna de estas ideas se queden en el tintero, pero surgirán otras. Paralelamente a estas actividades, está ya en marcha el desarrollo del expediente de defensa de la candidatura que presenta la UNESCO y que también tiene varias fases.

– Finalmente, una vez alcanzado el objetivo, ¿qué repercusión tendrá sobre Itálica ser declarado Patrimonio Mundial? La primera repercusión de este proceso, desde el primer día que empezamos a trabajar en el proyecto Itálica Patrimonio Mundial, es el impulso que significa a todos los niveles, es decir, no sólo la meta, el camino también es beneficioso. Una vez conseguido el objetivo, entrar en la lista significa desde luego un compromiso institucional de mantener el bien en perfecto estado, que será magnífico para Itálica. Y también, no cabe duda, esta distinción le dará gran visibilidad: previsiblemente las visitas se multiplicarán y ello dando por supuesto que será siempre un turismo sostenible. Será bueno para Itálica y, desde el punto de vista económico, para su entorno.

 

Fotografía: Daniel González Acuña

Comments are closed.