28/Sep
comunicacion
Published in post

Martha Graham Dance Company en el Festival de Itálica: 1992 y 2013, dos instantes en una vida

Recordamos el paso de la afamada compañía neoyorkina por nuestro festival en dos momentos dramáticos de su historia.

Sevilla, año 1992. Entre la casi inabarcable oferta cultural de los fastos de la EXPO’92 sobresale la primera y anhelada visita de una de las compañías que programa el Festival Internacional de Danza de Itálica. Justo un año antes, el mundo del arte quedaba conmocionado ante el fallecimiento, a los 96 años de edad, de Martha Graham, la matriarca de la danza moderna en Estados Unidos y una de la coreógrafas más innovadoras del ballet contemporáneo a nivel mundial. Una crisis salvada frente a un maravillado público ante la poética propuesta e inesperado homenaje en una colección de piezas que incluyó ‘Los ojos de la diosa’, expresamente encargada por la Sociedad Estatal Quinto Centenario.  Su creadora —tal y como reconoció Graham en su biografía— sabía que ésta sería la última coreografía que vería la luz. Era de suponer que dudas e incógnitas sobrevolaran la continuidad de este inmenso proyecto: “El carro de la vida ha depositado suavemente a Martha a la orilla del camino, y el gregario equipo que ella modeló en lo físico y en lo moral, en lo estético y en lo ético, sigue, debe seguir. La diosa ya no está, pero hay leves huellas sobre las que pisar hacia delante.” escribía Roger Salas, el 28 de junio de 1992, en las páginas de El País como remate a la crónica de una noche para el recuerdo.

Momentos de crisis también el año anterior a su presentación en el escenario del Teatro Romano de Itálica en 2013: el huracán Sandy llegó a Nueva York en noviembre de 2012, causando numerosos daños en el almacén de la compañía, incluyendo un vestuario y escenografías históricos de valor sentimental incalculable.  Ello obligó al grupo a replantear varias creaciones. La directora LaRue Allen y la directora artística Janet Eilber, en la compañía por aquel entonces, se vieron obligadas a  simplificar y readaptar al máximo la puesta en escena, dejando la colección de piezas dancísticas presentadas en su más pura esencia. Todo un acierto, como recogería Marta Carrasco en la crítica para el diario ABC el 8 de julio de 2013: “Tras 21 años de ausencia, Martha Graham regresó a Sevilla por la puerta grande: la de Itálica”.

 

Comments are closed.